Somos tres en la cama: Tríos, una decisión para pensar

Bolsos de moda
Bolsos de moda
Compra en línea bellos bolsos con los diseños de moda para esta temporada y a increíbles precios!
Accesorios de moda
Accesorios-Bisutería
Relojes, bufandas, cinturones, anillos, aretes y más en nuestra tienda

Cada vez escuchamos temas de cómo darle una experiencia más interesante a las relaciones sexuales con nuestra pareja, algo que sea más divertido, loco, que cambie la monotonía y nos transite por los sentimientos de la pasión y el calor desenfrenado. En esa búsqueda hemos de escuchar sobre el último estimulante sexual, los juegos de mesa, máquinas eróticas o las posiciones del kamasutra, pero ya cuando se habla de una tercera persona, ¿qué responder ante esta opción?.

Muchas son las mujeres que suelen intimidarse ante esta práctica, no hablarían del tema y definitivamente sería la última que escogerían. Otras de las allegadas a este tipo de mujeres, pensarían que su esposo se ha vuelto loco y desconocerían al hombre con quien se han casado. Unas cuentas  pondrían su imaginación a volar, más como un juego que como una realidad para sus vidas y especularían  del tema diciendo de seguro, que  de llegar a hacerlo, lo harían con otro hombre pero nunca con otra mujer. Algunas tantas, las más abiertas, considerarían que puede tratarse de algo muy divertido y extremo, y que si por el contrario se realiza en compañía de la pareja, pues estaría bien.

Muchos dicen que estas experiencias ayudan a explorar aquellas cosas que normalmente en pareja se reprimen, como los gemidos, los gritos o los movimientos bruscos. También se dice que sirven para descubrirse a uno mismo en la intimidad o de enseñar límites inimaginables que puedes explorar abriendo de paso el camino a un tipo de relación mucho más apasionada, explosiva y por su puesto, imaginativa.

Según el sexólogo César Merino, hay tres tipos de pareja que recurren a practicar los tríos: “Por lo regular, se dan en quienes la confianza y el respeto son muy fuertes, pero que sexualmente necesitan más emoción. El segundo caso tiene que ver con aquellos donde uno de los dos presenta alguna disfunción sexual y ambos comprenden la necesidad de una experiencia más placentera. Por último en quienes su relación se basa más en la amistad y sólo buscan satisfacer juntos sus deseos. Aunque la aceptación a nivel local no es total, es la realidad que despierta para dos hombres y una mujer o viceversa”.

No hay que desconocer que este tipo de prácticas son una realidad sexual del mundo de hoy cuyo auge y evolución ha sido fuertemente influenciado por la cultura europea donde el sexo es una forma de vida y lo que se busca es lograr el placer personal buscando el acompañamiento de la pareja. Así también lo asegura este experto en la materia.

En este sentido, la mujer dejó de ser pasiva y es ahora quien cumple un rol cada día más importante en la intimidad de pareja pues ella es quien conduce la vida sexual, la que decide siempre qué realizar, en qué momento, dónde y cuándo. Por esta razón, esta práctica de participar en un trío dejó de ser un deseo “reprimido” exclusivo de los hombres y pasó también a ser parte de los pensamientos de las mujeres. Hoy más que nunca esta “fantasía” es una realidad que ponen en práctica más parejas en el mundo.

Somos tres en la cama. Los trios, una decisión difícil de tomar

La toma de decisión de convertir esto en una realidad no es nada fácil. Ya sea para el hombre o la mujer, poner el tema en la mesa con seriedad y no como simple fantasía, es un paso para pensar y de asumir ciertos riesgos.

Estar abierto es esencial en estos casos para aceptar la diferencia de gustos y pensamientos, por eso, muchas de las parejas que hacen tríos suelen compartir la experiencia, esto es, que unas veces el tercero es un hombre y en otras, el tercero es una mujer. En este sentido, al asumir la experiencia por primera vez, muchas parejas fracasan y no resulta la fantasía tan agradable como la esperaban. Las razones son muchas, entre ellas: la falta de confianza, la tensión que no permite desinhibirse totalmente y los celos. Al enfrentar este reto en su primera vez, se debe asumir de antemano el riesgo de que alguno puede perder y en este caso quien pierde es el que ha decidido iniciar la fantasía como menos le llamaba la atención (trío de dos mujeres o trío de dos hombres).

Lejos de ser un tema hipotético entre la pareja, asumir esta práctica como una realidad en la intimidad requiere de estar completamente preparados en lo físico pero sobretodo en lo emocional para así dejar las reservas a un lado y abrirse a una experiencia totalmente nueva. Ser libres de pensamientos es una clave esencial si se quiere hacer realidad esta fantasía, de lo contrario, si hay dudas y emociones encontradas, es mejor no realizarla ya que seguramente aventurarse en esto deteriorará de plano la relación.

A la hora de hablar el tema con la pareja se debe ser muy cuidadoso con ella pues hay que ser tolerante con la diferencia de pensamiento y gusto. Aceptar este tipo de propuestas no es un paso fácil y rápido de dar, y no, aún si tu pareja es abierta en lo sexual. Definitivamente son muchas cosas para pensar y considerar, y muchas otras las que también se ponen en riesgo, entre ellas la estabilidad con tu pareja y la estabilidad emocional de cada uno .

No cabe duda que esta práctica es un salto al vacío que solo las personas que son 100% seguras de sí mismas y de sus sentimientos son capaces de llevar a cabo con tranquilidad. Esto les permite solucionar algún tema oculto de su vida sexual o simplemente llevar su intimidad a otro límite permitiéndoles sentir, vivir y gozar con el consentimiento de su propia pareja.

Comments

Comentario(s)





Deja un comentario con tu nombre y e-mail o puedes usar tu cuenta de Facebook si lo prefieres:


Comments

Comentario(s)

Powered by Facebook Comments